Skip to content
10célula

Tejido muscular: encargado de los movimientos del cuerpo humano

Tejido muscular

El tejido muscular, se encuentra entre los 4 tejidos básicos. Este, realiza importantes funciones de movimiento. Las células de este tejido tienen la capacidad de contraerse cuando reciben señales eléctricas por las células nerviosas. Después de la contracción, el músculo se relaja volviendo a su postura natural.

Estos movimientos pueden ser repetitivos en algunos órganos como el corazón, pulmones y otros. Pero ¿Qué es el tejido muscular? ¿Cuáles son los tipos de tejidos musculares que están en el cuerpo? Descubre las respuestas a estas y otras preguntas a continuación.

¿Qué es el tejido muscular?

Este tejido muscular es el encargado directamente del movimiento de los organismos y de sus órganos. Está compuesto por unas células llamadas miocitos, o fibras musculares, que poseen la habilidad de contraerse. Estas células contienen citoplasma, además de una gran cantidad de proteínas contráctiles, tales como la actina y la miosina. Los miocitos se disponen de forma paralela, dando forma a haces o láminas.

Las miocitos o fibras musculares son células fusiformes que tienen forma de huso y son multinucleados. En pocas palabras, son células eucarióticas que poseen más de un núcleo en su interior, lo cual le da la facilidad de contracción.

La contracción del tejido muscular, depende de la asociación de las proteínas que están presentes en el citoesqueleto. Todas estas células tienen la habilidad de transformar la energía química en energía mecánica. La cual es utilizada para la acción de contracción. El tejido muscular, compone aproximadamente entre el 40% o 45%, de la masa de los seres humanos.

Variedad de los nombres de los componentes del tejido muscular

Debido a que las células del tejido muscular son muy especializadas, sus orgánulos tienen nombres diferentes. Por ejemplo, la celular muscular, se le conoce generalmente como fibra muscular, el citoplasma como sarcoplasma. Al retículo endoplasmático liso, se le llama retículo sarcoplásmico liso. Incluso, también se le llama sarcosomas a las mitocondrias.

Además, como a las células musculares se les reconoce por ser más largas que anchas, se les dice fibras musculares. Sin embargo, no se debe confundir con la sustancia intercelular forme, ni con las fibras colágenas reticulares y elásticas.

Función del tejido muscular

El tejido muscular tiene como función principal el movimiento. El cual, se deriva en 3 tipos:

  • El movimiento de todas las estructuras internas, gracias al tejido muscular liso. Este movimiento se aprecia en zonas como los vasos sanguíneos y en las paredes viscerales.
  • El movimiento externo, este caracteriza por ser el más fácil de visualizar. Este movimiento se realiza por los músculos esqueléticos.
  • El movimiento automático o involuntario. Este movimiento es contante, gracias al sistema nervioso autónomo. Como, por ejemplo, el músculo cardíaco.

Además, se puede añadir que el tejido muscular tiene como función mantener y sostener, las vísceras y vasos sanguíneos. También, ayuda a permanecer con una postura correcta y a hacer movimientos por gusto.

Tipos de tejidos musculares

El tejido muscular se clasifica en 3 tipos: El liso, el esquelético estriado y el cardiaco. Se dividen de esta manera por sus características, aspecto y forma. Por ejemplo, las células del tejido muscular esquelético, son mucho más largas y estriadas. Además, tiene unas bandas perpendiculares al eje longitudinal celular, que se aprecian a través del microscopio. Por ello, también se le llama tejido muscular esquelético estriado.

En cambio, las células del tejido muscular cardiaco, o cardiomiocitos, son más cortas y ramificadas. Además, poseen estrías, al igual que el tejido esquelético. Por otra parte, las células del tejido muscular liso son fusiformes y no tienen bandas transversales.

Tejido muscular esquelético estriado

Al tejido muscular esquelético estriado se le denomina como voluntario. Debido a que tiene la capacidad de producir movimientos voluntarios. En pocas palabras, está inervado por fibras nerviosas, que vienen directamente del sistema nervioso central.

Casi siempre los músculos esqueléticos están conectados a los huesos por medio de los tendones. A excepción de algunos casos, entre ellos, los ojos, la parte superior del esófago y la lengua.

Las células que componen a este tejido muscular esquelético, se conocen como fibras musculares o miocitos. Estas células musculares (miocitos) están relacionadas entre ellas, para la formación de los fascículos musculares. A su vez, los fascículos musculares se asocian entre sí para formar el músculo esquelético, que es el principal responsable del movimiento de cualquier organismo.

Las células musculares están cubiertas por la membrana basal, que también se conoce como matriz extracelular. De la misma manera, la matriz extracelular está rodeada por fibras reticulares y colágenas, que forman lo que se conoce como endomisio. Este conjunto compone los fascículos musculares. Los fascículos musculares, también están cubiertos por tejido conectivo denso, conocido como perimisio.

Tejido muscular

Todo este conjunto de tejido conectivo y fascículos musculares, hacen el músculo. Que también están rodeado por una capa llamada epimisio. Por medio de estas capas de tejido conectivo, pasan y se distribuyen los vasos sanguíneos y ramificaciones nerviosas. Los cuales, mandan las señales de control para realizar las contracciones musculares.

Las células musculares estriadas esqueléticas

Estas células son muy alargadas y dispuestas en paralelo, formando así, laminas o haces. No son ramificadas, y llegan a tener una longitud de entre unos mm a 30cm, con un diámetro de 10 µm a100 µm.

Las células musculares estriadas son multinucleadas. Denominadas como sincitios de 2 o más núcleos, que comparten el mismo citoplasma. Estos núcleos están dispuestos en la periferia celular. Debido a la disposición especial de los filamentos de actina y miosina en el citoplasma, las fibras musculares desarrollan un aspecto estriado.

El conjunto de estos filamentos (de actina y miosina) son lo que se define como miofibrillas. Los cuales están organizados de forma paralela al eje principal de la célula. Las bandas oscuras, se deben a la superposición entre los filamentos de actina y miosina. Mientras que las bandas claras son los filamentos de actina.

Las células musculares están capacitadas para el incremento y disminución de su tamaño a través de la hipertrofia. Pero, no se suelen dividir en condiciones naturales. Durante el desarrollo del tejido muscular, la reparación y crecimiento (o también llamado hiperplasia) del tejido, depende de otras células, denominadas células satélites.

Las células satélites, son mononucleadas y están relacionadas con las células estriadas musculares. Estas, se encuentran entre la membrana celular y la lámina basal. Cumplen la función de células madres adultas. Las cuales, tienen la habilidad de producir nuevas células estriadas maduras, con la habilidad de contraerse.

Las células musculares son controladas por motoneuronas. Estas se encuentran en la medula espinal o encéfalo, y realizan contracciones de manera voluntaria. Cada una de las motoneuronas tiene la capacidad de inervar a distintas células musculares.

Unidades motoras

Las unidades motoras, son el conjunto de células musculares inervadas por el mismo axón. Las unidades motoras pueden contener agrupaciones de células grandes (hasta más 110 células inervadas por un solo axón), o pequeñas (hasta menos de 30 células inervadas por un solo axón). El tamaño de los conjuntos es proporcional a la precisión que necesite el músculo.

Cuando es necesario una mayor precisión, las unidades motoras son más pequeñas. Sin embargo, estas se clasifican según la necesidad motora requerida.

  • Células musculares de contracción lenta. Aquellas que son pequeñas y oscuras. Las actividades de cada una dependen de las necesidades motoras. Las células de contracción lenta, son para mantener la postura y hacer movimientos prolongados.
  • Células musculares de contracción rápida. Las cuales son grandes y más claras, porque poseen menos mitocondrias. Las células de contracción rápida, son para movimientos breves y de intensidad.

Los dos tipos, se hallan en todos los músculos, pero en diferentes proporciones.

Tejido muscular cardiaco

Este tejido (miocardio) se encuentra en las paredes del corazón. Su misión principal es bombear sangre por medio del corazón, a través de las contracciones de las paredes del corazón. El músculo cardiaco está compuesto por miocardiocitos. Las cuales, son células mononucleadas, con su núcleo ubicado en el centro de la célula.

Los miocardiocitos, en comparación con las células musculares esqueléticas, son más cortas (80 µm) y más anchas (aproximadamente 15 µm), con ramificaciones. Tiene estrías similares a los del tejido muscular esquelético, con un patrón muy similar. Estas células se encuentran unidas entre sí, a través de los discos intercalares.

Tejido muscular

Los discos intercalares, son un conjunto de complejos de unión, donde se pueden hallar desmosomas y uniones adherentes. Su función es mantener cohesionadas las células, como principal sitio de anclaje de citoesqueleto, de células contiguas. El músculo cardiaco no se apoya ni se ancla a los tendones. La contracción del corazón, es rítmica y es controlado por un sistema autónomo.

Este mismo sistema, es el encargado de ajustar las frecuencias y la fuerza de las contracciones. Sin embargo, la contracción rítmica del corazón, es generada por algunos cardiomiocitos especializados que actúan  como marcapasos. Por esta razón, al músculo cardiaco también se le conoce como músculo estriado de contracción involuntaria.

Las uniones en hendidura son provechosas para una buena sincronización de las contracciones, por medio de la conexión de citoplasma de células contiguas. Por eso, es que no todas las células cardiacas están inervadas. Solo los cardiomiocitos marcapasos están inervados por las fibras nerviosas. De hecho, la frecuencia cardiaca, también es controlada de forma hormonal.

Tejido muscular liso

A este tejido muscular se le denomina como plano o involuntario. Se localiza en todas las estructuras corporales que no necesitan movimientos voluntarios. Las zonas donde se aprecia este tipo de tejido son:

  • El aparato digestivo.
  • Las vías respiratorias.
  • La vesícula biliar.
  • Los vasos sanguíneos y linfáticos.
  • Algunas glándulas.
  • El útero, entre otros.

Estas células musculares lisas, tienen aproximadamente una longitud de 20 µm hasta 50 µm y un diámetro de 8 µm hasta 10 µm. A excepción de miometrio uterino, que llega a medir hasta 800 µm de longitud.

Las células musculares lisas, son larga y fusiformes, presentando ramificaciones en sus extremos en algunas ocasiones. Tienen núcleos que, en estado natural, son alongados y en posición central.

Tejido muscular

El nombre tejido muscular liso, se debe a que, a diferencia del cardíaco y el esquelético, este no presenta estriaciones en su citoplasma. Cabe destacar que, este tejido se puede conseguir en muchísimas partes del organismo

Además, todas las células lisas están cubiertas por una capa de matriz extracelular, llamada lámina basal. La cual, permite que las células musculares contiguas formen uniones en la hendidura.

Clasificación de las células musculares lisas

Debido a que son capaces de adaptarse de forma organizacional, dependiendo de la función que vayan a desempeñar, se determina su clasificación.

En los órganos huecos, el músculo liso cumple 2 funciones:

  • Regular las dimensiones, a causa de expansiones que puedan ser muy dañinas por su contracción tónica.
  • Realizar las funciones de órganos, como en el digestivo, a través de movimientos peristálticos. De igual modo, con la regulación del fluido de la sangre en el sistema cardiovascular.

De manera organizacional, hay 2 formas de distribución de las células lisas:

  • Como unidad, donde se disponen en láminas. De tal forma, que el extremo de una célula, queda entre las zonas céntricas de las otras. Cuando están organizadas de esta manera, realizan contracciones sincronizadas, con la inervación de unas pocas células.
  • Como multiunidades, donde cada célula es independiente. Cada una está inervada y se encuentran separadas por tejido conectivo.

Origen de los diferentes tejidos musculares

Los 3 tipos de tejidos musculares, son derivados del mesodermo. En lo que respecta al músculo cardiaco, tiene origen en el mesodermo esplácnico. El tejido muscular liso, tiene origen en los mesodermos esplácnicos y somáticos. Mientras que la mayoría de los tejidos musculosos esqueléticos, vienen del mesodermo somático.

Características del tejido muscular

  • Un tejido hecho completamente por células.
  • Tiene la capacidad de contraerse, gracias a las células capaces de transformar la energía química en mecánica.
  • El tejido muscular liso y el cardiaco realizan movimientos de forma involuntaria, mientras que el esquelético es totalmente voluntario.
  • Los movimientos realizados por el tejido muscular esquelético, necesitan la colaboración o apoyo de algún hueso.
  • Las 3 funciones básicas del tejido muscular son: el movimiento, mantener una postura corporal y la generación de calor a través de las contracciones.

Como se aprecia, el tejido muscular posee muchas variaciones de los demás tejidos del organismo. Es un tejido a base de células, encargado de la postura y movimiento del cuerpo. El cual, realiza dichos movimientos de forma autónoma o por obligación a través de contracciones.

Tejido muscular: encargado de los movimientos del cuerpo humano
4.2 (84%) 5 vote[s]